viernes, 19 de junio de 2009

6 - Un nuevo pelo no lo es todo

- Este el el sexto capítulo de la reconocida serie "ser guay es guay". A la derecha, en la sección de grandes relatos, encontrarás una lista de enlaces con todos los capítulos anteriores. Y si no la encuentras, aquí está el índice completo -.

Salí al fin de la peluquería en la que horas antes había estado a punto de morir. Jimmy se había encargado de cambiar mi estilo copiando vilmente las nuevas tendencias de París, cosa que seguro nadie en mi humilde barrio sería capaz de notar.

- Bueno cariño, pues ya hemos acabado contigo. Ya te puedes dar la vuelta y flipaaaar con lo que le he hecho a tu cabellito, baby – exclamó Jimmy mientras movía en círculos sus caderas, visiblemente excitado -.

Giré lentamente el asiento para admirar el trabajo de Jimmy Love, quien esperaba ahora inquieto mi reacción mientras sujetaba un espejo tras mi cabeza. El peinado era tal y como lo había imaginado: el lateral izquierdo totalmente rapado excepto justo por encima de la oreja, donde Jimmy había dejado unos pelos que la cubrían hasta la mitad; arriba unas mechas rojas y negras que, junto a las extensiones de la nuca, imprimían vitalidad al estilo y por ultimo, pero no menos importante, en el lado derecho las iniciales DG, no de Dolce & Gabbana sino de Don Guay, afeitadas al cero. Brutal.

Apoyé entonces los codos lentamente en los reposabrazos del asiento, junté las puntas de los dedos y comencé a hacer círculos con los pulgares. Saqué después de mi bolsillo la linterna que siempre llevo conmigo e iluminé mi rostro desde abajo, creando ese ambiente terrorífico de las historias contadas en torno a una hoguera. Esbocé entonces una sonrisa que poco a poco se convirtió en una tremenda carcajada.

- ¡Ja, ja, ja! ¡jaaaa, jaaaaaa, muuuuuaaaaahahaha!

Jimmy, visiblemente asustado, cubrió su cara con el peine y dio varios pasos atrás.

- ¿Te das cuenta, Jimmy? ¿Te das cuenta? - pregunté -.

- Seguramente sí, pero por si acaso dame pistas, por favor.

- Acabas de crear a mi alter-ego. El Extraño Desconocido ha muerto definitivamente, Jimmy Love. Ahora por fin me he convertido en Don Guay. Toma una moneda de dos euros y quédate con el cambio, pringao. ¡Muuuahaaahaha!

Me levanté apresurado del asiento y corrí hacia la puerta mientras me despedía cariñosamente de Jimmy Love:

- ¡Hasta la vista, gilipollas, nunca te olvidaré!

Una vez en la calle paré en seco. Correr como un gilipollas dentro de la peluquería podía aceptarse, pero hacerlo en la calle ya era otro cantar. Me coloqué las gafas de sol, apreté los labios para marcar pómulos y comencé a cojear tal y como había visto en los videos de rap de la Mtv. Tras los oscuros cristales de las gafas, mis ojos no paraban de moverse hacia un lado y otro buscando alguna reacción de admiración o envidia en los demás paseantes. Mi estudiada manera de caminar a duras penas ocultaba el nerviosismo que me invadía por segundos: ¿lograría causar la reacción esperada en los demás? ¿me aceptarían ahora que me había convertido en alguien guay? ¿necesitaría por fin el spray de pimienta para librarme de alguna acosadora?.

Seguía buscando reacciones por la calle cuando por delante de mí dobló la esquina un chaval de unos veinte años. Alto, bastante musculoso y con un enorme tatuaje de un dragón en su brazo derecho, era sin duda uno de los míos: un tío guay. Cuando ya se encontraba a unos cuatro metros de distancia levanté mi brazo derecho y le ofrecí la palma a modo de saludo tal y como hacía 2pac en aquel video. Consciente de que estaba ante mi primera prueba de fuego, sentí mi pulso acelerarse y recé mentalmente a David Beckham tal y como había leído en aquella revista:

“David, David, guay donde los haya,
aléjame de horteras y chulos de playa.
Ilumíname con tu estilo, guíame por la moda,
y ayúdame a ser guay, que es lo que más mola”


El veinteañero guay me miró fijamente y frenó de repente frente a mí. Esperé con una sonrisa a que me chocara la mano, pero sin embargo agitando la cabeza de lado a lado me dijo:

- ¿Pero tú tas mirao al espejo, soplapollas? ¿Qué pasa, que quieres ir de guais o qué? Que eres un triste, eso es lo que eres, un triste. Tssssss, anda y baja la mano, niñata, que aun te voy a calentar la jeta si no. Pffff, tssss, aaaaaaaah.

Mientras me obligaba a bajar la mano mediante el uso de su brazo tatuado, el cual por cierto bien podría ser considerado como arma de pequeño calibre, me asestó un par de suaves bofetadas con la otra mano como diciendo: “anda, chaval, vete a tu casa y piensa en lo que acabas de hacer”. Acto seguido continuó su camino como si nada hubiera ocurrido. Como hacen los guays, vamos.

Decepcionado, me quité las gafas de sol y me senté en un portal a pensar. Algo había hecho mal, pero no sabía el qué. Apoyé la espalda en la pared e introduje las manos en los bolsillos, y al hacerlo descubrí un papel arrugado que ya casi había olvidado. Leí con atención:

1 – Cancelar mi suscripción a “el maravilloso mundo de las mariposas”.

2 – Cambiar de corte de pelo.

3 – Visitar un gimnasio para algo más que para repartir propaganda.

4 – Nada de libros.

5 – Cuidar el vocabulario.

6 – Vestir bien.

7 – Interesarme por la moda.

Entonces comprendí mi error: simplemente no estaba preparado todavía. Tan solo había cancelado mi suscripción y había cambiado mi corte de pelo. Bien es cierto que llevaba ya un tiempo sin abrir un libro, pero me seguían faltando unos cuantos puntos. Me prometí a mí mismo no volver a emocionarme tanto hasta que no hubiera conseguido ser guay, me levanté y me fui a casa a cenar.

Capítulo siguiente

15 comentarios:

X dijo...

En realidad, es el mejor capítulo de la serie, si bien tal vez el menos humorístico sí el más realista, salpicado de poesía para mayor gloria. La aparición del verdadero guay es capital para entender el fracaso de Don Guay, que sigue siendo un ED.

xenia dijo...

La poesía me la apunto, que tiene guasa jajaja. Muy bueno, mucho más realista eso es cierto (este X siempre tiene razón ¬¬) y bueno como todos. Ya era hora de que volvieras Don Guay!! xD

Besos y a ver si tienes más tiempo para tus lectores, bonito! :P

JuanRa Diablo dijo...

Guaaaa... Cómo lo necesitaba ya! Qué bien me entra Don Guay directamente en vena!
Yo confío en que sepas seguir esas reglas de oro y convertirte en el Gran y Verdadero Guay que todos esperamos.

- ¿Te das cuenta, Jimmy? ¿Te das cuenta? - pregunté -.

- Seguramente sí, pero por si acaso dame pistas, por favor.

(Casi me parto)

Un saludo :D

peibol dijo...

Ni caso; envida cochina es lo que tenía el otro... y es que saber apreciar la genialidad cuesta, y más si es una genialidad poco conocida. Lo conseguirás Don Guay... lo sé.

PD. Me ha encantado lo de "cojear como los negros de la MTV XD"

Superpatata dijo...

Ya se echaban de menos las historias de Don Guay... pero, no sé yo si ese corte de pelo es el que más te conviene, pero si tú te ves guay pues no hay nada más que decir.
No te preocupes, que aunque todavía te queda camino para ser guay del todo al final lo conseguirás.
Besos.

Trenzas dijo...

y cuando llegaste a casa ¿te reconocieron y te dieron de cenar?
:)
Me ha encantado la vuelta de Don Guay. Valía la pena esperar porque has bordado el capítulo y el personaje del guay veinteañero.
Bueno..., persevera. Cumple todas las condiciones previstas y si para entonces aún no logras ser un total Don Guay, vuelve a empezar, que no se ganó Zamora en una hora.
Y para presumir hay que sufrir, como decía mi abuelita cuando me mataba a tirones de la melena para hacerme las trenzas.
Un besazo, genio.

Yopopolin dijo...

que bueno el rezo a David Beckham, es de lo "mas guay" que te he leido!! jajajaj

se echaban de menos tus aventuras como Don guay. Paciencia, algun dia lo lograras! xD

saludetes!!

ojos_de_gata dijo...

jajaja, si en lugar de mechas rojas fueran rosa "furcia" tu look seria mas acertado lo que no se es pq me he imaginado al personaje con mayas ajustadas de rayas verticales en negro y rojo, zapatillas sin cordones y camiseta negra con chaleco jajaja, en fin si te gusta el atuendo ya sabes lo encontraras en los mejores mercadillos jejeje

besets

Yyrkoon dijo...

ahora que vuelves al viejo estilo va y me quedo sin nada que decir, manda huevos.

adriana rey dijo...

ES PEC TA CU LAR!
me encantó este capítulo que transmite impetu, optimismo, fuerza... bueno, creo que me he pasado un poco. Pero... adelante Don Guay! no aflojes. (El rezo me lo quedo para enseñarselo a un amigo guay que tengo)
Besos!

Brubaker dijo...

Hablando de DG es buenisima la gracia que sale acerca de un cinturón de esta marca en el trailer de la película Bruno, promete la peli. Aquí esta el trailer:
http://www.youtube.com/watch?v=N78ssvyzP9Q

Anónimo dijo...

Muy buena la historia. Imprime el carácter de todo adolescente de querer dejar de ser uno mismo por llegar a ser alguien más. Me ha gustado. Un abrazo :FRAN.

JuanRa Diablo dijo...

Hola de nuevo Extraño
Por si acaso tardas en pasar por el Infierno y no te llegas a enterar yo te dejo aquí avisado que ya puedes votar por cinco compañeros. Tienes mucho tiempo para hecerlo pero no lo vayas a olvidar, eh??

http://miescribania.blogspot.com/2009/06/premios-diablog-la-votacion.html

Un saludo y mucha suerte!!

El extraño desconocido dijo...

X: te estás convirtiendo en todo un crítico de mi obra, menudo halago!

Xenia: si que os doy la razón en lo de que es realista. Sobre todo el peinado, que en estos tiempos hay cada pintas por ahí... :-D

JuanRa: :D eso espero yo también. Pero de momento creo que voy por el buen camino.

Peibol: yo no escribí lo de "negros" sino que escribí "raperos". No me seas racista, hombre!!!! jajajaja

Superpatata: no se trata de verme guay sino de que el resto del mundo me vea guay. Eso es lo importante.

Trenzas: menudo subidón me dio al leer tu comentario. La verdad es que despues de eso ya mi ego no cabe en mí. Gracias!

Yopo: estaba un poco atascado con la historia de Don Guay, pero veo que mereció la pena seguir con ella (no recuerdo haber tenido tantos comentarios tan positivos)

Ojos: no he llegado todavia a cuidar el atuendo, pero todo llegará. Lo cierto es que tu consejo me ha gustado mucho, jeje.

El extraño desconocido dijo...

Yyrkoon: qué poco te lo curras ultimamente. Haber copiado al menos alguno de los comentarios anteriores!

Adriana: no, no te has pasado. El texto es todo eso y mucho mas :-D

Fran: otro abrazo para tí y gracias por visitar mi humilde blog. Me ha gustado tu manera de entender el texto, con esa profundidad con la que los críticos interpretan las grandes obras de arte (yo me lo digo todo, jeje).

JuanRa: ya lo había leido, ya te he comentado y no te preocupes que lo haré. La idea me parece buena y la eleccion de los candidatos también :-D. Esto está ganado, hombre! jajaja