martes, 7 de abril de 2009

El lector

Sin ánimo de convertirme ahora en crítico de cine, voy a comentar una de las últimas películas que han conseguido que mueva mi culo del sillón y apoquine diez eurazos para verla: El lector.

Basada en una novela del cuasianoréxico aunque atractivo para algunas mujeres de pago según él mismo afirma, Bernhard Schlink, la película está dirigida por Stephen Daldry tal y como toda persona capaz de usar la Wikipedia podrá saber. El guión corre a cargo del británico David Hare y ya vale de nombrar a gente que nadie conoce.

La novela se titula en su versión original “der Vorleser”, algo así como “la persona que lee en voz alta”. Encuentro cuando menos curioso que los alemanes tengan un verbo para expresar algo que nosotros hacemos con una construcción gramatical. Supongo que será porque lo de leer en voz alta no tiene tantos adeptos entre los españoles, de lo contrario existiría algo así como “altoleer”. De todas maneras, éste no es el tema.

Atención: A continuación relato a grandes rasgos la primera media hora de la película. No te voy a chafar el final pero aun así, si eres de los que prefieren no conocer nada del argumento al entrar al cine, mejor sáltate los dos párrafos siguientes (marcados en cursiva y todo, oiga). Avisado/a estás, que luego no se diga que El Extraño Desconocido es un chafapelis.

La película, supongo que al igual que la novela, comienza mostrando la relación entre un chaval de quince años, Michael, y una madurita de treinta y seis, Hanna, que bien sería una MILF en toda regla si no fuera porque no tiene hijos. Su relación, al principio limitada al sexo puro y sobre todo DURO, se transforma poco a poco hasta llegar a basarse casi únicamente en los momentos que Michael dedica a leer relatos a Hanna en voz alta. Ella, avergonzada por su “HANAlfabetismo” (juas, qué malo) utiliza a Michael para que le lea, pero él no es capaz de darse cuenta de ello debido a que se pasa todo el tiempo con la sangre en un lugar que no es precisamente el cerebro. Un día Hanna desaparece sin dejar rastro y el protagonista se queda más solo que Aznar en un mitting del PSOE.

Michael encuentra tiempo después, durante sus estudios de leyes, a una Hanna desmejorada siendo juzgada ante un tribunal por crímenes ocurridos durante el nazismo. El protagonista se ve inmerso en dicho proceso y se cuestionará si debe o no debe ayudar a aquella persona que tiempo atrás le rompió el corazón. Lo que ocurre a partir de entonces, mejor descubrirlo por sí mismo.


Lo que más me interesó de la película no fueron los pezones de la Winslet, sino el punto de vista que aporta (la película, no la Winslet) sobre los juicios a antiguos criminales de guerra, en este caso unos 40-50 años tras haber sido cometidos. A raíz de ello, mis amigos imaginarios y yo tuvimos una larga discusión que me gustaría compartir con vosotros.

Empecemos por arriba: para mí está clarísimo que Hitler fue un criminal, al igual que sus subordinados más directos. Sin embargo, esta seguridad se desvanece poco a poco al llegar a personas que estaban posicionadas mucho más abajo en el organigrama Nazi. Pensad en un soldado raso, en un trabajador de un campo de concentración, en un carcelero... incluso en el encargado de preparar y activar la cámara de gas. Gran parte de esas personas no eran capaces ni tan siquiera de plantearse si lo que estaban haciendo estaba bien o no. No disponían de la información necesaria y, además, muchos no tenían otra opción. La misma realidad es completamente distinta dependiendo de cuánta información tenemos a nuestra disposición y cuáles son los valores que se nos han inculcado. Pensad en lo siguiente:

1 - ¿Cuántas personas consideraban que lo que estaban haciendo era correcto? ¿Cuántas personas creían que estaban haciendo el bien al cargarse a toda esa gente? Hace un par de días Superpatata colgaba un post con un juego de mesa para niños, famoso durante la época Nazi. El juego “Juden raus” (judíos fuera), es una muestra de los valores que se inculcaba a la población en aquellos tiempos. Estoy seguro de que muy pocas personas disponían de la información y los valores actuales, necesarios para hacer la misma valoración crítica de sus actos que nosotros podemos hacer hoy.

2 - ¿En qué medida “elegían” esas personas hacer lo que hacían? Pienso que muchas no tendrían una elección real por miedo a represalias. No creo que negarse a ser partícipes del exterminio fuese una opción de verdad, ya que significaría automáticamente ponerse de parte del “enemigo” y ser asesinado.

3 - ¿Creéis que es correcto juzgar, en nuestro estado de conocimiento actual, los actos cometidos por nuestros antepasados en circunstancias completamente diferentes? Creo que aquí la respuesta depende demasiado de las circunstancias como para poder generalizar.

Todo esto me hizo imaginar dos hipotéticos escenarios que dan que pensar:

1) Imaginemos que dentro de cuarenta años las corridas de toros son consideradas un asesinato múltiple, cosa totalmente lógica ya que los animales han llegado a tener los mismos derechos que los humanos (los cuales son vegetarianos en su totalidad). Desde la perspectiva del año 2049 los toreros son vistos como asesinos en serie. Un nuevo juez Garzón decide por tanto juzgar a Jesulín, Ribera Ordoñez, José Tomás y compañía por los graves delitos cometidos allá por el año 2000. Como es lógico, las personas únicamente pueden ser juzgadas según la legislación que estaba vigente en el momento de la comisión de sus crímenes, pero dada la presión social existente se rebusca y rebusca hasta encontrar una “excusa” para poder encarcelarlos. Finalmente son juzgados por tenencia de armas en lugar público, acto legalmente punible en el año 2000 (aunque a nadie se le habría ocurrido aplicar la ley en ese sentido en contra de los toreros). Como consecuencia de ello, un total de cuarenta toreros son encarcelados bajo una pena de diez años sin derecho a libertad condicional.

2) En el año 2149 los vascos celebran el centenario de su independencia de España. Se realiza entonces la entrega honorífica de la medalla del oro vasca a los fundadores de la "banda de liberación" ETA, por haber entregado su vida para defender las libertades del pueblo vasco. Puede sonar exagerado, pero no sería la primera vez en la historia que un asesino se convierte en héroe con el paso del tiempo.

19 comentarios:

Trenzas dijo...

Después de divertirme con los caracoles, he tenido que ponerme seria al hilo de este post. O casi seria.
Tienes razón en tus planteamientos finales. Cada tiempo histórico tiene una dinámica que no podremos entender bien en otro tiempo diferente. Pedir perdon dentro de 300 años tiene una importancia relativa, a menos que la continuidad de las instituciones y la forma de vida no haya variado en absoluto, cosa imposible a todas luces. Por la misma razón, sería bastante inútil castigar.
Eso sí; espero no estar viva para ver como proclaman héroes a los asesinos de ETA :)
Hay mucho de revanchismo en las memorias históricas de todos los países, que no suelen durar 100 años por más que muchos se empeñen, y es rigurosamente cierto que muchos de los que ahora llamamos criminales, no tenían ni idea de lo que hacían, o creían estar trabajando por la salvación de sus países, en su momento.
Nos horroriza, pero es así, si se piensa con sentido común. Otra cosa son los dirigentes-artífices de esas políticas asesinas.
Hoy han condenadado a Fujimori. Éste sí es responsable.
Un abrazo y unas sonrisas, que hoy nos hemos puesto casi serios.
:)

X dijo...

Hay algo muy importante que dices en los párrafos en cursiva que sí chafan, si no el final, al menos la gran sorpresa de la peli, y es lo que va con el juego de palabras y el "(jues, qué malo)" entre paréntesis, o mejor dicho antes de ello. No sé si tú lo sabías de antemano o eres muy perspicaz pero SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER no se sabe que Hannah es analfabeta hasta mucho después, ahí está la gracia de la peli y sobre todo del título de la mismaFIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER. Dicho esto, The Reader resultó ser, como sin duda dije en su día en algún lugar, mi película preferida del 2008, ligeramente por encima de Slumdog Millionaire y Milk.

En mi opinión, el debate más interesante lo plantea la misma película, y es el enfado que uno de los chavales que hacían las prácticas manifiesta ante el profesor. Lo que se hacía estaba mal y todo el mundo lo vio, pero nadie dijo nada. La cosa va mucho más allá de considerar culpables o no a los pertenecientes al régimen, lo intolerable es el silencio de los que no lo eran.

Anónimo dijo...

Dios mio, que es esto! Un atisbo de cordura? Extraño desconocido... ejem... quiero decir, Señor don Guay, donde vamos a parar...

adriana rey dijo...

Uf! que difícil opinar acerca de lo que propones... lo voy a pensar un rato y despues te comento.

JuanRa Diablo dijo...

Hoy más que nunca te me presentas como un extraño desconocido. Una de cal y otra de arena, una de caracoles y otra de sesudas reflexiones.
Hoy toca seriedad, Don Guay.

Una entrada para meditar, desde luego.
Injusto meter en un mismo saco a tantos individuos que pudieron ser simples peones de una partida macabra. Y muy injusto también el que haya ideas generalizadas que tachen a unos de buenos y a otros de malos. Estoy seguro de que la Historia ha debido a veces magnificar hechos intrascendentes como también no dar luz a grandes o pequeñas gestas que pudieron ser importantísmas para la humanidad.
Y habrán pasado como héroes auténticos villanos así como hay y habrá odios generalizados hacia figuras que, si se conociera la Historia en profundidad, no merecerían ese desprecio.

Como Trenzas, espero no ver jamás algo como la segunda hipótesis que planteas, que me ha producido sarpullidos internos sólo de pensarla.
Un saludo.

MixiFabi dijo...

sera cosa de ver la pela
despues de todo kate winslet es buen actriz^^

Miguel Fabra Pérez dijo...

Me ha parecido un post muy interesante. Me parece que tienes razón en que no se puede juzgar lo sucedido en tiempos diferentes y aún iría yo más lejos, tampoco en culturas diferentes.

Ahora bien, esto no significa que el bien y el mal sean relativos. Quizá deberíamos progresar sin mirar atrás; mirando atrás sólo para aprender de los errores y ni castigar ni premiar los actos objetivamente malos independientemente del fin que busquen.

un saludo

X dijo...

Dime algo que sea objetivamente malo.

Yopopolin dijo...

a mi el lector me gustó mucho, pese a que mis amigos imaginarios como tu dices, decian que resultaba ser un pelin pesada en su tramo medio-final.. puedes er, a mi no me lo parecio, quizas porque estaba obnubilado con la winslet!! jajaja

(!) hombre perplejo dijo...

Me encantaría ser "el lector" de esta entrada y comentarla, pero antes debo preguntarte algo, Extraño: ¿Hay algún spoiler? No he visto aún el film...

palabro: prett
film: "Prett-a-porter" y "Pretty Woman"

adriana rey dijo...

Creo que estoy de acuerdo con lo que dices, sería incorrecto juzgar a alguien fuera de su tiempo y su contexto, siempre me incomoda ese aspecto de la justicia, eso que de una forma u otra demuestra que "lo justo" del todo, es imposible.
muy interesante para seguir pensando. Saludos!

Yyrkoon dijo...

Este me lo dejo en la recámara, que no sé si la veré y no quiero spoilers o como se llame eso donde te cuentan los argumentos.

peibol dijo...

¡Qué manera de enlazar temas! :P

En primer lugar, gracias por el detalle de la cursiva, porque estaba a punto de abandonar el post.

En segundo lugar, lo de juzgar con retardo es algo que he pensado en alguna ocasión, puesto que es muy matizable. La primera vez que caí en el error común que cometemos todos a este respecto, fue cuando en el colegio, me explicaron que no podíamos ver como machista a fulanito el filósofo (no recuerdo cuál de ellos era), por considerar a la mujer inferior, al margen de sus otros pensamientos brillantes, puesto que el contexto era completamente distinto al actual.

Si extrapolamos esto a todo, nos ponemos en el extremo opuesto a la tendencia popular, que tampoco es plan, es decir, no "castigar" nada, aunque sea verbalmente, por considerar que hay que tener en cuenta los factores ambientales. Supongo que en general, y al margen de casos aislados que requieran más consideraciones, hay cosas que son universales, y más desde que se supone que se respetan los llamados "derechos universales" (vamos, desde que se ven "muy feas" ciertas cosas XD). Encarcelar al que le daba a la palanquita en una cámara de gas después de 40 años, se puede ver fuera de lugar, pero al que ordenaba accionar la palanquita, sin darle la información ni la oportunidad a sus subordinados, de que optaran a otro modo de ganarse los garbanzos, ahí sí soy menos magnánimo.


PD. Yo le cortaría las orejas y el rabo a todos los toreros... y en este contexto, no dentro de 50 años...

Dissatisfiedmind dijo...

Me encanta tu blog. Es muy guay (era dificil encontrar algo entre tanta mierda)

El extraño desconocido dijo...

Trenzas: un beso y gracias por tu comentario, al que no tengo nada que añadir.

X: precisamente creo que el criticar ese silencio significa también considerarlo todo desde otra perspectiva diferente. Yo no tengo tan claro que, por muy buena persona que sea, hubiese hecho algo.

Anonimo: tranquilo/a que no se volvera a repetir.

JuanRa: como a trenzas te digo: nada que añadir.

MixiFabi: sí, te la recomiendo.

Miguel: X ya te ha contestado. Yo creo que a veces definimos muy gratuitamente la objetividad. Entendemos la objetividad como lo que NUESTRA SOCIEDAD acepta como correcto, no te olvides. La objetividad total no existe.

Yopo: a mi también me encantó.

El extraño desconocido dijo...

Hombre perplejo: según X sí hay un pequeño spoiler que para mí no lo es, así que en caso de duda y siendo que tú eres un purista, casi te recomiendo que veas la peli y luego leas la entrada, que no quiero enfados.

Adriana: exactamente eso quería decir.

Yyrkoon: te digo lo mismo que al hombre perplejo.

Peibol: estoy de acuerdo contigo, aunque lo de los factores ambientales a veces nos los pasamos por el forro, eso es precisamente lo que criticaba.

Dissatisfiedmind: Gracias por tu comentario, aunque los blogs de mis lectores están muy bien, te recomiendo echarles un vistazo.

xenia dijo...

No he visto la peli.... pero algo tengo que decirte no? jajaja, como va todo?? un besazo Don Guay!!

Nebulina dijo...

No he visto la película porque no me atrevo. El libro me hizo pensar mucho, como a tí por lo que veo...y no quiero que mi recuerdo cambie
Un besazo!

Superpatata dijo...

Muy buen post. En cuanto a lo que comentas en él, yo también soy de la opinión de que muchos de los que participaron en esos terribles hechos (no voy a decir que no supieran lo que estaban haciendo) serían, como se dice por aquí, unos "mandaos", los cuales al verse en una situación como esa no habrían sido capaces de negarse a hacerlo. Seguro que mucha gente que piense sobre esto se plantea qué hubiera hecho él/ella en esa situación... seguro que no habría sido fácil.
En la película cuando están juzgando a Hannah se deja caer, cómo si la protagonista no tuviera conocimiento de la gravedad de sus actos.
Por cierto, muchas gracias por tu mención a mi blog en tu post.
Saludos!!