domingo, 2 de noviembre de 2008

21

Después de Voces en mi armario III, esta semana toca un post con un contenido algo más profundo. Y cuando escribo profundo me refiero a su acepción más asexual, que quede claro.

Largas horas son las que he pasado en casinos de medio mundo (o un poco menos de medio para ser sinceros), horas en las que me ha dado tiempo a ganar y perder inmensas cantidades de garbancitos, que es lo que siempre hemos usado mis amigos y yo para apostar. Hubo un tiempo en el que incluso visitaba casinos de los de apostar con dinero y creí haber descubierto un sistema infalible para ganar jugando a la ruleta. Consistía en distraer al encargado para poner las fichas en la mesa una vez la bolita había caído en algún número. Por desgracia aquella estrategia no resultó ser muy efectiva ya que, después de haber ganado cero veces usándola, el encargado nos descubrió el truco y acabó lanzándonos cartas de poker girando a gran velocidad, una de las cuales incluso me ocasionó un profundo corte en una camisa nueva, haciendo que mi madre me propinase una sonora bofetada al llegar a casa, además de gritarme irreproducibles insultos tales como %$&§"!! o algo parecido.


- En los grandes casinos de Las Vegas soy conocido como ése de ahí -

Con semejante historial no será difícil para el lector comprender que cuando la semana pasada me acerqué al videoclub para comprobar que todavía existía ese tipo de negocio acabase alquilando la película 21. Razones para ello fueron las siguientes:

1 - La portada es muy chula.

2 - En la película aparece Kevin Spacey, que después de Silvester Stallone es mi vigésimoprimer actor preferido.

3 - En el videoclub me encontré con una vecina que conoce a mi madre, así que me dio vergüenza entrar a la sección de cine porno. Voy a escribir por cierto la palabra porno un par de veces más a ver si así mejora el posicionamiento de esta página en google: porno porno porno.

- La portada me cautivó -

21 trata de un grupo de estudiantes universitarios que, comandados por un profesor de estadística, utilizan un procedimiento basado en contar cartas para ganar jugando al Black Jack. En cuanto al método, podéis encontrar información en multitud de páginas, así que no lo voy a explicar yo también porque no quiero dármelas de listillo.

La película está bastante lograda, aunque he de reconocer que me defraudó un poco: pienso que se podría haber sacado mucha más miga de una histora tan interesante. Por cierto, he olvidado mencionar que se trata de una historia real. Una historia real, tal y como le gusta a mi abuela. No se si en vuestras abuelas la frase surtirá el mismo efecto, pero la verdad es que la mía cada vez que escucha al principio de una película que está basada en una historia real abre los ojos como platos y se pega al televisor durante las dos horas siguientes.

En fin, después de una introducción tan salvaje como todos los párrafos anteriores juntos, voy a lo que de verdad me interesó de la película: el llamado problema de Monty Hall que se explica en una escena de la misma. Antes de explicar el problema voy a escribir otra vez la palabra porno, ya sabéis, para salir en Google: porno.

El PMH viene de un concurso no presentado por Bertín Osborne sino por Monty Hall y no con vaquillas sino con puertas. El concursante se encuentra vestido, no desnudo, frente a tres puertas iguales, y su regalo consistirá en lo que haya detrás de la aquella que elija. El concursante señala pues una de las tres puertas y después de la publicidad el presentador abre una de las dos restantes, dejando aparecer un regalo chorras como por ejemplo una tostadora usada. Ahora el presentador le da la posibilidad al concursante no desnudo de cambiar de puerta: ¡siiiiii!, ¡noooo!, grita el público. La pregunta es: ¿es mejor cambiar de puerta o quedarse con la primera que habíamos elegido?

Una pista: ¡si diera exactamente igual qué puerta elegir entonces el problema no sería interesante, hombre!

Resulta que cambiando de puerta tus posibilidades de ganar el premio gordo (una mariscada con vino no incluido, por ejemplo) son el doble de altas que quedándote con la misma puerta que al principio. Sorprendente, ¿a que sí? La explicación después de que se te caiga la baba viendo la mariscada.

- He aquí una cena en condiciones -

Tenemos dos estrategias posibles: quedarnos todo el concurso con una puerta o cambiar de puerta cuando Monty nos da la oportunidad.

Utilizando la primera estrategia es evidente que la única manera de ganar la mariscada es elegir desde un principio la puerta correcta, por lo que tenemos un 33,333% de probabilidad de cenar bien esa noche.

Ahora bien, usando la segunda estrategia (cambiar de opinión), resulta que la única manera de perder es elegir en un principio la puerta correcta. Piensa en ello: si al principio eliges cualquiera de las dos puertas falsas y después cambias de puerta, en los dos casos estarás ganando finalmente la mariscada. Esto quiere decir que cambiando de opinión nuestra probabilidad de cenar bien sube al 66,666%. He de reconocer que yo me quedé con la boca abierta un día y medio: exactamente hasta que me entró una mosca y conseguí reaccionar.

Moraleja: si cambias de opinión en la vida tu probabilidad de cenar bien es el doble.

17 comentarios:

hombreperplejo dijo...

Confieso que cuando vi la película no entendí bien la explicación. Pero ahora que tú lo has explicado y he podido leerlo tres veces, todavía lo entiendo menos. Eso sí, la prota gana mucho cuando se pone la peluca morena.

(!)


Por cierto: porno.

Zinquirilla dijo...

Hey!!

Entramos en los finalistas, enhorabuena!!

El extraño desconocido dijo...

Joer hombreperplejo, y yo que estuve ayer dos horas retocando la explicación hasta que pensé que me había quedado inteligible!
porno porno

Zinquirilla: enhorabuena a ti también

Vera dijo...

Eso me pasa a mí, que cuando voy a cenar por ahí cambio tantas veces de opinión que al camarero lo vuelvo loco, mis amigos se desesperan y me miran con cara de "ya empieza otra vez", y al final no se si ceno mejor pero me parto de risa yo sola viéndolos a todos..jejeje!
Enhorabuena por tu clasificación..(requetemuy merecida)

abstractmind dijo...

Orale!
pero que excelente explicacion. Ahora, todo esta claro!
Seguro!
hahaha!
Uniendome a la publicidad: porno porno porno!

El extraño desconocido dijo...

HOLA VERAAAA!
Me acuerdo de una vez que mi padre en un restaurante pidió que le explicasen lo que era uno de los postres. El camarero tuvo que ir a la cocina a preguntar si quedaban porque no estaba muy seguro, y luego le tuvo que explicar a mi padre qué ingredientes llevaba... y al final de todo el show mi padre dijo que de todos modos prefería un flan, jajaja.

HOLA ABSTRACTMIND!!!!!!
Abstractmind, lo primero de todo: porno porno. Lo segundo: de verdad no se entiende la explicación??????? Que si me lo pedís la intento explicar otra vez!!!!

Vera dijo...

jajajajaja!pues eso me pasa a mí...
creo q la peor con diferencia fue una en la que el camarero decía de corrido una lista de 25 licores distintos.Claro! esa cualidad había que explotarla de alguna manera y entre una amiga y yo se la hicimos repetir 45879213 veces..pero de buen rollo, eh!q al final el camarero se hizo amigo nuestro, terminó siendo hasta vecino de barrio y se tomó un licorcito con nosotras...no tenemos perdón

El extraño desconocido dijo...

Buena manera de ligar la tuya! lo único es que si se lo haces a una camarera siendo tío no te hace ni caso y te quedas sin licor :-D

Saludos Varios y queda en pie lo de la explicación extra por si alguien la pide

cayecaturas dijo...

Felicidades por ese cuarto puesto, realmente tu blog es cojonudo.
saludos
Caye

Miguel Fabra Pérez dijo...

jajaja, un peliculón, pero estoy contigo, podía haber sido mucho más de lo que es.

te pongo un enlace en mi blog y asi te subo un poquito las probabilidades de lecturas. porno porno

Gallego dijo...

Duda: a tenor del truco del almendruco, si estoy en una discoteca y tengo delante a 3 jacas, y voy y le pregunto a una si quiere bailar, y antes de que me conteste le digo que ya da igual, y cambio y se lo pregunto a una de sus compañeras, ¿tendré un 66% de posibilidades de mojar?, porque si es así, se pondré a mi primer y tercer primogénito el nombre de extraño desconocido en tu honor.

Por cierto, ponro, ponro, ponro, (que alguno con la emoción y las prisas, ejemplo del que suscribe, a veces escribe mal las cosas en el google)

El extraño desconocido dijo...

Cayeeeee!!! Bienvenido a mi blog y muchas felicidades a ti tambien, campeon. A ver cuándo haces una cayecatura del Extraño Desconocido

HOLA MIGUEEEEL!!!! Bienvenido a ti también y gracias por los DOS enlaces, que aunque hayas borrado el otro comentario lo he podido leer, jeje.

Gallego, fijo que ese truco te aumenta la probabilidad de mojar. Yo lo haría aun así un poco diferente: preguntaría directamente si quiere follar en vez de si quiere bailar, y preguntaría primero a la que esté más buena de las tres para luego rectificar y pedírselo a la más fea, siempre que no tenga bigote. Seguro que cuela, aunque en teoría lo único que ganas cambiando de opinión es una mariscada...jajajaa!

Anónimo dijo...

Hola extraño desconocido!! He llegado aqui buscando porno en google :P
En serio, te sigo casi desde tu primer post y he de decirte que me encanta tu blog. Me he decidido a escribir para intentar explicar lo de la pelicula 21, a ver si consigo ayudarte.

Supongamos que tenemos 100 puertas en vez de 3. Eliges una puerta al azar, el presentador abre 98 puertas y solo queda la tuya y otra. Te pregunta si la quieres cambiar. Claramente se ve que si te quedas con tu puerta tienes muchas menos posibilidades de haber acertado que si la cambias. Es el mismo problema que de 3 puertas solo que exagerado para que se vea mejor.

Espero que se haya entendido. Un abrazo.

Rocio

El extraño desconocido dijo...

HOLA ROCIOOOOOO!!!!!

Pero Rocío, qué sorpresa!!!! Yo seguía pensando que esto lo leemos yo y mis dos amigos. Me encanta cuando de repente aparece algún lector que hasta entonces había permanecido oculto en las sombras... jaja. Aunque lo de que me habias encontrado buscando porno en google me había emocionado bastante, lo reconozco!

Buena tu explicación, así exagerando el problema creo que se entiende mucho mejor.

Saludos y gracias por el comentario!

Trenzas dijo...

¡Jopes...! Me gustaría colaborar a tu buen posicionamiento en Google, pero es que mi madre me tiene prohibido escribir palabras tales como porno. Si ve que escribo porno en cualquier sitio, en las paredes mismamente, que ya ves tú que le puede importar a la pared que le escribas porno encima del papel pintado, se pone de los nervios y tengo un 99, 999 % de posibilidades de quedarme sin mariscada. Así que búscate otra palabra que yo pueda escribir y colaboraré encantada.
Y dicho esto, muchas felicidades por ese cuarto puesto, que considero injusto. Más que nada por solidaridad porque no he leido a los otros tres que te han adelantado. Por algo se empieza y es mejor ser el cuarto que vigésimo tercero, por ejemplo.
Otrosí: te dejo un pagaré por el e-mail que te debo y que accidentes informáticos varios (y mucho curro extra) me han impedido contestar.
Puedes reclamarlo, pero tampoco te pases ¿vale?
Ea, que me tengo que ir a ver si mi madre no se ha enterado de lo del porno y me ha dejado cena.
Abrazos grandes, genio.

H1P3R10N dijo...

Por fin le entendi a ese problema, desde que vi la pelicula me mataba tratando de recordarlo, cabe mencionar que solo la he visto una vez y estaba medio zombie.

Por cierto me gusta la forma como redactas.

El extraño desconocido dijo...

Trenzas, te propongo entonces que escribas continuamente orgía, sexo y lesbianas extremadamente cachondas (si tu mami te lo permite, claro).

H1p3r10n, lo primero: menudo nombrecito, parecen los códigos que hay que escribir para enviar comentarios! jiji. Supongo que lo habrás entendido gracias a la explicación de Rocío, porque parece que la mía no la piyaba nadie. Saludos y BIENVENIDO