viernes, 6 de junio de 2008

Big Fish (El gran pez) o la modificación de los recuerdos

Nosotros somos una suma de nuestro pasado (recuerdos) y nuestro futuro (nuestros planes y deseos), y en este post voy a hablar del primero de los dos planos que nos conforma: el pasado.

Resulta que un día de verano de 1817 fui al cine en carruaje acompañado de mi por aquel entonces amante rusa. Se proyectaba la película de Tim Burton Big Fish. Aquella calurosa tarde me cambió la vida (levemente, pero me la cambió)...

La película, basada en una novela de Daniel Wallace, nos muestra cómo un hijo visita a su padre en su lecho de muerte. El padre (Edward) siempre relataba su vida añadiéndole toques fantásticos y su hijo, que siendo joven había creído las historias que su padre le contaba, desea en esos últimos momentos su verdadera historia.

Con este punto de partida se nos relata la historia de Edward tal y como él siempre la ha contado, a pesar de los intentos de su hijo por conocer lo que realmente sucedió. Al final del largometraje el hijo no consigue descubrir qué partes son ciertas y qué partes no, pero acaba comprendiendo que lo fundamental no es lo que realmente había sucedido, sino lo que su padre contaba y lo que todos los demás creían. Al fin y al cabo esa era la verdad.

------------------------------------

Está comprobado que nosotros modificamos nuestros recuerdos a lo largo del tiempo, la mayoría de las veces mejorándolos. Y es que perdona que te lo diga, pero aquellas vacaciones con los amigos no fueron tan salvajes como las recuerdas, de pequeño se reían mucho más de ti de lo que cuentas y la primera tía a la que te beneficiaste en realidad parecía una mezcla entre un elefante y un mono, y no entre Claudia Schiffer y Nicole Kidman.

Debido a esta modificación de los recuerdos resulta que, pasado el tiempo necesario, éstos no tienen por qué corresponderse cien por cien con lo que en realidad sucedió. Si no tienes modo de comprobar lo que pasó, entonces tu pasado se convierte en lo que sucedió según tus recuerdos.

Suponiendo pues que tú consigueras creer que estuviste un día de copas con Joaquín Sabina y le ayudaste a componer la mitad de las canciones de su último disco, y suponiendo además que el resto de tus conocidos lo creyera, tu sensación pasado un tiempo acabaría siendo exactamente la misma que si aquello hubiera sucedido en realidad.

Después de este ladrillo de filosofía barata solo me queda recomendaros ver Big Fish, la cual todavía se encuentra en mi top 5 de películas favoritas, al menos hasta que tenga tiempo para ir al cine por sexta vez en mi vida.

19 comentarios:

Luni dijo...

bien, apuntaré la peli para mi lista. Y ahora dejame decirte que buena reflexión sobre los recuerdos. no me habia puesto a pensarlo pero seguramente si es cierto que los exageramos o mas bien los distorsionamos. Puede ser tambien que no los recordemos bien y los hagamos a la imagen que nos hubiera gustado que fueran, no?

jejeje, gracias por tu visita.
Un beso
Muám

Anónimo dijo...

Vi hace poco la pelicula y me gusto, pero mirandole ese puntillo filosofico la verdad es que gana puntos. Mmmm, lo que me fastidia es que según tu reflexión puede que todavía sea virgen...

Saludos

Volve á orixe dijo...

Muy bien, pues si quereis una película distinta, de esas que fascinan a todos los que la ven... "Old Boy", de Chan-wook Park.

Muchos probablemente ya la hayais visto, pero eso no me parece un motivo suficiente como para no recomendarla públicamente a todos aquellos que no hayan tenido esa suerte.

A cuidarse!!

Gallego dijo...

"el ladrillo de filosofía barata" lo es, porque no tienes a bien exigirnos ningun desembolso pecuniario por leerte, pero lo cierto es que tocas un tema que más allá de filosofear están estudiados y "cuantificados" en psicología. Hay cantidad de experimentos, algunos realmente curiosos y/o graciosos, en que se ve como uno modifica los recuerdos de algo, bien a instancias de uno, o como consecuencia de alguna influencia externa.
Recuerdo uno (si me abarca el post), en que se pasaba un texto, (neutro en cuando a pistas de orientación sexual del sujeto), en que despues de leído se decía a los sujeros del experimento que el tipo del texto era homosexual, y entonces "recordaban" detalles del texto que confirmaban que efectivamente lo era, cuando no los había realmente, es decir, se inventaban los recuerdos para acerlos acordes con sus pretensiones. Y como estes, muchos.

gallego dijo...

Arrggg! despiste, en mi penúltima línea, "acerlos" es con h, que soy burro, pero no tanto, que estudié hasta 3º de EGB...

El extraño desconocido dijo...

Hola luni! Como ya apunta gallego más abajo, todo esto está de hecho científicamente demostrado.

Yo también he leido de ese tipo de experimentos, gallego. Contaría alguno pero seguramente la mitad me la estaría inventando, asi que lo dejo
:-D
Por lo demás, yo creo que este efecto también se aprecia en el día a día, cuando cuentas alguna historia un tiempo después de haber pasado y de repente alguno de los presentes te dice que no ocurrió ni parecido a lo que estás contando. O eso solo me pasa a mi?

Volve, la película me la apunto y ya te diré, gracias.

Y anónimo, lo mejor que puedes hacer es comprobar el tema de la virginidad preguntando a los entonces presentes!

Saludos a todos y muchas gracias por vuestros comentarios

Neurotransmisores dijo...

Normalmente solo recordamos lo que queremos recordar.

Saludos.

Lucas dijo...

Muy bueno tu blog!

Lucas dijo...

Y a ver si sigues contando los experimentos con tu gata!

El extraño desconocido dijo...

Hola Volve!

Ayer me pase por el videoclub de mi barrio (sí, todavía existen), pero no tenían la peli. A ver si me la puedo bajar del burrito...

Lucas estoy en ello, pronto contaré los resultados de mis experimentos.

:-D

Brubaker dijo...

Muy buena película, hay otras películas que tratan temas parecidos, de modificación de los recuerdos:
"The Final Cut" de Robin Williams y en general todas la películas de Rocco Siffredi.

El extraño desconocido dijo...

Echaba de menos tu comentario, amigo brubaker. Me apunto la de "The final cut"; las de Rocco creo que las he visto todas.

Brubaker dijo...

La de "The final cut", a mi no me gusto, aunque es del estilo que comentabas de percibir los recuerdos como la realidad.

Chica del Tren dijo...

Hola extraño decsonocido, tengo que decir, que adoro tu nombre porque primero, me encantan los desconocidos. He visto que hiciste una pequeña parada en mi tren, gracias por visitarlo! También decirte que te apuntaré a favoritos porque comparto tus posts me gusta lo que escribes. Besos desde los raíles!

El extraño desconocido dijo...

Muchas gracias chica del tren!

Seguiré por supuesto tomando tu tren.

FranFelt dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El extraño desconocido dijo...

Buena historia, gracias por la aportacion!
Quedas bienvenida y espero verte alguna otra vez aquí poniendo tu granito de arena.
Saludos desde el otro lado del charco

ranascalvas dijo...

Primero, perdón por no haber hecho los deberes de la semana pasada y no haberme leído tus posts viejos y tal, pero es que estoy demasiado ocupada siendo una frikaza enganchada al wow como para tener vida incluso en internet (qué vergüenza!).
Me están gustando los flashback-posts, pero mi favorito siempre será el post por el que llegué a ti: de los de la chica del tren, el del teléfono de la esperanza.

La razón por la que me gusta ese post es porque se parece muchísimo a Big Fish. Al leerlo, te leí como la gente escuchaba al padre: "joder... qué vida más interesante lleva el Extraño Desconocido, qué tipo tan ocurrente!". Si te mola tanto la peli, supongo que esto será un gran halago.
Esa peli es una maravilla y también es de mis películas favoritas, si es que en el fondo soy una romántica... Aunque yo creo que más que modificar el pasado lo que hace es reinventar el presente... Para una optimista inconformista como yo, es el único camino (además que es eso... yo me voy inventando mis movidas por lo general, en plan aventura gráfica,xDD)
Bueno, Extraño, no me gusta que los comentarios que hago sean más largos que el post así que te dejo.
FELIZ CUMPLEAÑOS y voy a leerme el del chino y el de voces en mi armario, pero mi favorito sigue siendo el del teléfono de la esperanza.
ps: eso de los experimentos con tu gata qué es y dónde puedo encontrarlo??

El extraño desconocido dijo...

Nunca es tarde si la dicha es buena, Ranascalvas! Gracias por los piropos y reconozco que, al releer la entrada del telefono de la esperanza ("la vieja de la estación" se llamaba) he pensado que ciertamente es una de las mejores. Una gran olvidada, jeje.

En la pagina principal del blog he añadido a la derecha links a todas las historias por capitulos que he escrito. Ahí está "los gatos hablan" que cuenta esos experimentos con mi gata.

Saludos