miércoles, 14 de mayo de 2008

El origen del dinero

Al principio las cosas se regalaban.
Luego se empezó a utilizar el trueque, acción más comunmente conocida como “troquelar” pero claro, si yo me dedicaba por ejemplo a criar cerdos era necesario que llevase todo el día un buen puñado encima para poder, por ejemplo, comprarme chicles (en caso de que por aquel entonces existieran).
Más tarde se empezó a a utilizar el cobre como “moneda”, para luego pasar al hierro, la plata y por último el oro. Aparte de no tener que andar todo el día con diez cerdos en los bolsillos, lo bueno de este sistema era que si yo te quería comprar chicles ya no tenías irremediablemente que aceptar mis gorrinos a cambio, sino que con el oro con que te pagaba los chicles te podías comprar ese mueble del Ikea que tanta falta te hacía.
Cuando el comercio se fue extendiendo a partes cada vez más lejanas, el oro se estandarizó cada vez más como sistema de cambio, pero esto era solamente válido siempre y cuando las dos partes aceptaran que el oro era valioso. De hecho, por ejemplo los aztecas no comerciaban con oro porque para ellos las semillas de cacao tenían más valor (qué pringados, no?), y algunos pueblos del Mediterráneo utilizaban la sal como moneda de cambio (de donde se derivó la palabra “salario”). Es importante entonces entender que el oro vale LO QUE LA GENTE CREA QUE VALE. Por ejemplo en caso de una guerra la gente no necesita metales preciosos sino más bien comida, y entonces el oro vale menos.
Cómo a partir de ahí se acabó llegando al dinero tal y como lo conocemos, eso lo dejo como tarea para casa.

Lo que encuentro muy interesante en esta explicación es el valor relativo del oro o del dinero. Solamente tienen el valor que tienen porque todos estamos de acuerdo en ello. Si el mundo hubiese evolucionado de otra forma, quizás ahora estaríamos ganando rocas de granito en vez de billetes.

5 comentarios:

Brubaker dijo...

Se te ha olvidado comentar el caso de las comebolsas, que prefieren que les paguen sus "servicios" en especia en vez de en dinero.

El extraño desconocido dijo...

jaja, estas comebolsas son unas enamoradas del pasado. Pero creo que no aceptan el cacao como especia, no?

Muzzy dijo...

Que filosófico estas!
No creo que el dinero tiene el valor que la gente cree que vale.

La economia se ha ido convirtiendo de tal forma que nos regula de forma subconsciente nuestra forma de actuar según lo que unos pocos deciden.

Lena dijo...

Gracias por tu visita!

Seguiré pasando!

Leo lo de sortear la temática del próximo post...jaja...la idea me encanta...

¿estás seguro que no quieres contar lo del primer polvo?

JAJAJAJAJAJAJAJAJA

Esa mola!

jajajajajaja

Vale...

Pues a mí me gustaría que contases una historia relacionada con la comida...


Un besito!

Ramedlas dijo...

EXCELENTE NOTA;LA RAZON ES QUE EL DINERO VALE LO QUE LA ECONOMIA DESIGNA PARA TAL YA QUE SI PUDIERAMOS PODRIAMOS TENER UNA CULTURA DIFERENTE EN DONDE EL VIL METAL PRECIOSO NO VALIERA NADA.....